Nuestra fuerza impulsora

Nuestra fuerza impulsora
Cuando hablamos del centro que nos motiva a nivel personal, laboral o familiar, pensamos en el objetivo que está detrás de nuestras acciones inmediatas en la búsqueda de un futuro mejor; se convierte así en la fuerza impulsora que dará lugar a la aplicación de virtudes, capacidades y habilidades para lograr dicha meta.

Las organizaciones en sus procesos de planificación estratégica de negocios, establecen lo que ellas quieren ser; de allí que se fijen objetivos a largo plazo que resumen la fuerza impulsora de sus acciones. En consecuencia, dicha fuerza se convierte en el determinante primario de futuros productos y mercados, ofreciendo una base para establecer estrategias de negocios, planeación a corto plazo y tomar las decisiones operativas más importantes. Así mismo, el hombre en forma consciente (otras inconsciente) planifica su futuro mediante acciones y decisiones en el presente, que impactarán sus logros a largo plazo, donde la certeza de conocer lo que queremos o necesitamos será clave para el éxito esperado.
La razón primordial de contar con una fuerza impulsora en nuestras vidas nos permite:

Darle coherencia a nuestras creencias, acciones y metas.

Definir los medios de los cuales nos valdremos para lograr nuestros objetivos y fijar oportunidades reales de éxito.

Apoyar la integración de nuestras ideas con las de aquellos que nos rodean y que de alguna forma, inciden en los planes que hemos fijado.

Lograr cohesión, apoyo y compromiso con los colaboradores que requerimos estén presentes.

Conocernos y disponer información acerca de las oportunidades y amenazas, para así fijar estrategias que nos conlleven a consolidar las acciones que emprenderemos.

Comprender nuestra naturaleza y reorientar nuestras actitudes o comportamientos, de ser necesario.

Las crisis que afectan nuestras vidas a nivel personal, familiar o laboral constituyen una oportunidad de aprendizaje para desarrollar nuevos esquemas o paradigmas y en consecuencia, obtener nuevos logros, que podrían implicar el redimensionar la naturaleza de motivos o centros de motivación.

La capacidad de adaptarnos a los cambios y la comprensión de los mismos, así como la madurez para asumirlos, perfilará la consistencia de nuestro querer hacer, lograr y estar, siendo la excelencia el norte que nos guíe, como fuerza impulsora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapias rápidas y efectivas


Centro de Terapias de Círculo Aleph. www.terapiasensantiago.cl
whatsapp: +56 99696 0863