Los logros se obtienen con autodisciplina

Los logros se obtienen con autodisciplina
En atletismo la carrera de 100 metros planos se desarrolla en 10 segundos, solo diez segundos son suficientes para ganar la gloria o el olvido. Lo que el público no ve en el estadio son los años de entrenamiento varias horas al día para lograr apenas calificar en la competencia, el estar en un estadio peleando por la victoria, se logra basándose en autodisciplina.

La autodisciplina no tiene nada que ver con la disciplina militar, en la cual uno manda y otro obedece, si no se hace así entonces existen los “correctivos disciplinarios” que no son otra cosa que las sanciones a la desobediencia.

La autodisciplina no proviene de afuera del individuo, surge del interior del mismo, en otras palabras: tú sabes lo que debes hacer para conseguir tus objetivos propuestos y aceptados libremente por ti, y lo haces por que así te conviene. Conscientemente haces un compromiso contigo mismo, y lo cumples por que así lo prefieres.

Parece ser que sólo los triunfadores aceptan y practican una autodisciplina. En las demás personas se observa el fenómeno de no resistir mucho tiempo una disciplina autoimpuesta. Ejemplos: “este año sí bajo de peso” y rompen la dieta en la rosca de reyes. “Ni una copa más” ...hasta la reunión con los amigos este fin de semana. “Ahora sí dejo el cigarro” ya dejé de fumar durante cuatro horas, todo un récord para mí. “Ya voy a bajar la panza”, tres días de esfuerzo y luego la bajan pero a las rodillas.

Casi estoy seguro estimado lector que ha observado algunos casos similares como estos o en otros ámbitos como en el trabajo. Algunos tienen la autodisciplina de llegar tarde a todos lados hasta a su boda, o los que mantienen un desorden en sus actividades y toda su propia vida.

Lograr una autodisciplina no es tan difícil como pudiera parecer en un principio, sólo hace falta proponerse lograr un objetivo personal bastante grande e importante para sí mismo, y lanzarse a lograrlo. Si vemos que abandonamos, debemos preguntarnos qué tan importante realmente era ese objetivo, o simplemente no tengo ganas de lograrlo, prefiero la comodidad, los pequeños placeres, las diversiones y las condescendencias.

Se ha expresado la idea que somos producto de nuestros hábitos: este es un buen momento de revisar nuestros hábitos, ya que estos determinan nuestras tareas cotidianas en forma repetitiva y eso nos lleva a estar en esta situación. Determine qué hábitos lo están llevando a conseguir sus metas y refuércelos, cuáles los alejan de ellas y elimínelos o cámbielos por otros que sí le sirvan. Y así como se formó los hábitos que tiene actualmente, a base de repeticiones de acciones, de la misma manera puede cambiar a hábitos que le sirvan para sus intereses, repitiendo acciones día a día hasta que se conviertan en hábitos de superación constante.

Prof. Jorge E. Ludewig, Veracruz, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapias rápidas y efectivas


Centro de Terapias de Círculo Aleph. www.terapiasensantiago.cl
whatsapp: +56 99696 0863