Escríbelo

Este es el tercero de los doce pasos para conseguir metas.

Escríbelo
Los objetivos que no se pongan por escrito, no son objetivos. Son meramente deseos y fantasías. Un deseo es un objetivo sin ninguna fuerza detrás.

Cuando escribes un objetivo en un trozo de papel, lo cristalizas. Haces de él algo concreto y tangible. Lo conviertes en algo que puedes coger, mirar, retener, tocar y sentir. Lo has sacado de tu imaginación y le has dado una forma con la que tú puedes hacer algo.

El más eficaz de todos los métodos para implantar una meta en tu subconsciente es escribirla clara, nítida y detalladamente, como te gustaría verla hecha realidad.

Determina lo que es correcto antes de determinar lo que posible. Procura que la descripción de tus metas sea perfecta e ideal en todos los aspectos. De momento no te preocupes de cómo se van a lograr tus objetivos. Tu principal tarea en principio es tener completa certeza de cuál es exactamente tu deseo y no preocuparte para nada del procedimiento para satisfacerlo.

Hay muchas personas que no escriben sus objetivos porque en el fondo de su corazón no creen que sean alcanzables. No ven ventaja alguna en ponerlos por escrito. Intentan protegerse de la decepción. Pero no saben que haciendo esto, lo único que consiguen es una continua desilusión y una actividad mediocre a lo largo de toda su vida. Pero cuando te impones tú mismo la disciplina de escribir tus objetivos, este simple hecho es suficiente para poner en punto muerto los mecanismos del fallo y en marcha los mecanismos del éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapias rápidas y efectivas


Centro de Terapias de Círculo Aleph. www.terapiasensantiago.cl
whatsapp: +56 99696 0863