Tu prosperidad

No estás dividido en categorías: eres a la vez el que ve, el acto de ver y lo visto.

Para conocer la auténtica prosperidad debes aprender a dejar de dividirte y separarte de tu prosperidad. No estás dividido en tres en este mundo. No hay el observador, el observado y el acto de observar.

Lo que observas esta dentro de ti, al igual que el proceso entero de la observación. Todo ello eres tú. Los pensamientos de prosperidad son tuyos, son tú.

Así, también lo es lo que ves como prosperidad dentro de ti. Y, por ultimo, también el concepto de ser próspero está en su totalidad ubicado dentro de ti.

Esto puede parecer confuso, pero es esencial para que captes la unidad que hay en ti si deseas conocer la prosperidad y convertirte tú en prosperidad.

Debes aprender a ir mas allá de tu estado de hipnosis, que te ha convencido de que estas aquí en primer lugar tú el pensador, luego tú el hacedor y, por ultimo, el concepto de aquello que estas pensando o haciendo. En realidad, todo ello es una sola y misma cosa.

Así es con la prosperidad para aquellos que la viven cotidianamente. Todo aquello que antes dividías en tanto que pensamiento próspero, conducta próspera y algo llamado prosperidad y que se halla "allá fuera" debe ser considerado como una sola cosa. ¡Y esto puedes ser tú si decides serlo!

Cuando comprendas esto dejarás de buscar la prosperidad como si esta fuera algo que puedes arrancar de su escondite. Dejarás de decirte a ti mismo: "Lo único que debo hacer es pensar de manera próspera, y la prosperidad vendrá a mi". Dejarás de fijarte metas para tu conducta que te lleven hasta esa cosa evasiva llamada prosperidad.

Este trío lo sustituyes por una singularidad de pensamiento y acción que refleja tu comprensión de que tú eres prosperidad y que crees en ello. Lo que necesitas para una vida próspera lo eres ya. Está esta todo en ti, no hay fronteras aun cuando hayamos inventado palabras distintas para describir diversas facetas del modo en que hemos decidido percibirlo.

Ken Wilbur resume lo absurdo de este pensamiento compartimentalizado con este ejemplo:

"Podríamos del mismo modo describir una simple corriente de agua como "la corriente de agua hace correr el agua que corre". Es algo totalmente redundante e introduce tres factores allá donde en realidad hay solo uno".

Toma ahora este conocimiento e implántalo en tu conciencia. No vas a hallar la prosperidad. Esta entrará como un fluido en tu vida sólo cuando captes la idea de su singularidad. Cuando "sepas", tus acciones lo reflejarán.

Wayne Dyer

Colaboración: Marcelo Alejandro Valdéz, Provincia de Córdoba, Argentina.


¿Para qué vivir a medias? 

Comience ahora mismo el camino hacia la prosperidad creciente


"Activando el Poder Mental para la Prosperidad".


Para mayor información aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapias rápidas y efectivas


Centro de Terapias de Círculo Aleph. www.terapiasensantiago.cl
whatsapp: +56 99696 0863